Estudios privados? ..... O tiendas de tatuaje??


Hace mas o menos 3 años se empezó a ver en Colombia una tendencia entre los artistas del tatuaje, que si bien beneficia a unos, no lo es tanto para otros… Privados: en casa, oficinas, apartamentos o simplemente un domicilio.

Como tatuadores quienes eligen tomar las riendas de sus iniciativas empresariales, suelen aventurarse a la odisea de abrir un local con todos los requerimiento y responsabilidades que esto conlleva, sin embargo hay quienes prefieren abrir un privado!!!!
Algunos logran el objetivo de acondicionar espacios muy agradables, dedicados al arte y al buen gusto, que para el cliente puede ser muy confortable y beneficioso, en otros casos no es así, entonces sale a flote una pregunta ¿Hasta donde quienes no cumplen con los requerimientos y no se esfuerzan por hacer un privado de excelentes condiciones, operan sin dios ni ley y fomentan la informalidad?
Los privados convierten el arte del tatuaje en un práctica mas íntima entre el arista y el cliente, le permite al paciente que muchas veces el ambiente sea personalizado dando opciones mas cómodas como música favorita, calefacción, horarios variables, suelen estar alejados del comercio y esto los hace mas acogedores.
No es sencillo para un tatuador hacer publicidad a un privado, estos, suelen carecer de avisos y frecuentemente no están a la vista del público. Deben valerse de sus redes sociales y publicidad voz a voz pero sobre todo, su talento. Por su parte los locales abiertos tienen la ventaja de estar a la vista de los transeúntes, con frecuencia publicitan sus locales en revistas y convenciones, además de usar una gran cantidad de herramientas publicitarias.
Al ser el tatuaje un arte, convierte esta práctica en un taller digno de Picasso, sin embargo es clave no olvidar que este arte se mezcla profundamente con la bioseguridad y la salud pública, que lo pone en ojo de las autoridades quienes con frecuencia visitan los locales de tatuaje abiertos al público.
Para quienes se aventuran a montar un local deben tener en cuenta toda una infraestructura que va desde pagos de costosos arrendamientos hasta requerimientos exagerados por parte de las alcaldías de cada ciudad entre los que están: Secretaria de Dalud, Dian, Invima, Sayco y Acinpro , Secretaria de Ambiente, recolección especial de residuos peligrosos entre otros.
Sin embargo y a pesar de estos requisitos no quiere decir que todos los locales cumplan a cabalidad con las exigencias de ley y tampoco garantizan que sean 100% confiables.
Finalmente tatuarse se convierte en un acto de suma confianza como debe ser, ya sea con una tienda famosa o con un artista y antes de hacerse un procedimiento se debe observar donde y quien va a tocar nuestras pieles. Por tal razón las grandes tiendas de tatuaje y los artistas de los privados deben esforzarse por garantizar a sus clientes excelente bioseguridad , espacios cómodos y gran atención al cliente siempre cumpliendo con los requerimientos exigidos por las autoridades.


por: Carmen Luna